Los colores intervienen en ciertas sensaciones físicas que pueden alterar la percepción de nuestros sentidos, tienen una gran influencia en la reacción emocional de los seres humanos ya que evocan diferentes significados. Cada uno de los colores te hará sentir de una determinada manera. A continuación te explicamos el por qué y cómo, ya verás que es súper interesante.

El Feng Shui es una técnica milenaria procedente de China. Esta se centra, en la disposición de los objetos y nuestra ubicación en la tierra para la atracción de la energía positiva que proporciona grandes beneficios. Quienes practican este antiguo arte chino también creen que los colores ejercen una poderosa influencia sobre las emociones y acciones. De manera que busca encontrar el equilibrio entre colores que se complementan y contrasten para ofrecer un enfoque armónico. A continuación, te damos sus significados.

Azul: Se dice que este tono combate el insomnio y relaja. Es la elección natural para los dormitorios. También tiene algunos tonos de nobleza. El azul oscuro se considera un color monárquico. Los colores oscuros pueden añadir profundidad a amplias habitaciones de techos altos y complementar la grandeza de un espacio.

Verde: Es el color de la naturaleza. El verde incita al movimiento, vigoriza y levanta el ánimo. Puede ser muy útil en las áreas más frecuentadas del hogar, como lo son cuartos de baño o vestíbulos. Las plantas verdes y abundantes, son muy apreciadas en el feng shui representando la naturaleza, pero también se puede reflejar incorporando una pared en tono verde para dar sensación de vitalidad.

Marrón: El color de la tierra. Representa confianza y estabilidad. Es un tono obscuro que se adecua muy bien para crear espacios que emanen seguridad y confort. Usa madera para crear este efecto cálido en las habitaciones. Lo mejor es evitar el abuso del color marrón en habitaciones que asocies con riesgos, pero cuando se combina con otros colores puede ser muy útil para aclarar ideas.

Amarillo: El eufórico amarillo está ligado al intelecto, inspira sabiduría y positivismo. Es perfecto para zonas sociales como comedores o cocinas, estimula tanto el apetito como una buena conversación.

Rojo: En China es el color de la felicidad, el rojo lleva a la prosperidad, es pasión y romance. Por lo que se debe usar con discreción. Úsalo como nota de color para tu casa. Los jarrones escarlata, las sillas tapizadas y los estampados con reflejos de rojo darán el efecto que buscas.

Morado: El color de la espiritualidad. Por tradición, el morado no se utiliza en el feng shui en ambientes domésticos. Sin embargo, con sus propiedades meditativas, los tonos apagados pueden funcionar en áreas en las que desees mejorar tu creatividad. Las flores en este tono ayudan a inspirar tu imaginación y a armonizar tu espacio deseado.

Negro: Es un color fuerte y melancólico. El negro simboliza la fuerza. Demasiado negro puede afectar tu estado de ánimo, pero si se usa con moderación puede añadir presencia, proporcionando elegancia.

Gris: Como el color de la moderación. El gris funciona bien contrastado con colores vibrantes para crear un equilibrio entre la pasión y la tranquilidad. Su silenciosa elegancia se realza en escenarios formales, como salas de recepción.

Blanco: Fresco, limpio y brillante. El color de la pureza es predominantemente esperanzador, sugiere renovación y paz. Alcanza su máximo potencial emocional cuando se emplea para redecorar un nuevo hogar.

Ya conoces los tonos más importantes y la manera correcta de utilizarlos. Esta vez que decores tu departamento, sabrás cual es la mejor elección para lograr el equilibrio deseado. Si quieres saber qué hacer con todo lo viejo cuando estás renovando tu depa, no te pierdas el próximo artículo. ¡Te va a encantar!

 

Colores y significados para adaptarlos a cada espacio de tu nuevo departamento

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *